AygMadrid

Nos gusta la comida peruana

Papas a la huancaina

Las papas a la huancaina es uno de los platos más famosos de la cocina peruana. Las papas hervidas se completan con una salsa de queso ligeramente picante, rica y cremosa, y se sirven frías o a temperatura ambiente como aperitivo o guarnición.

La salsa (y el plato de papas) es originaria de la región de Huancayo en Perú. La historia cuenta que una mujer de Huancayo inventó el plato, que sirvió a los trabajadores del ferrocarril que estaban construyendo el Ferrocarril Central Andino de Lima a Huancayo, en los Andes.

Papas a la huancaina

El plato se hizo tan popular que fue nombrado en honor a esta mujer, la Huancaína, cuyo nombre real parece haberse perdido en la historia.

El ingrediente clave de esta salsa es el ají amarillo picante. Estos "pimientos amarillos" tienen un color anaranjado o rojo cuando están maduros, pero se tornan amarillos cuando se cocinan, dando a esta salsa su color amarillo brillante.

El otro ingrediente principal es el queso fresco, un queso blanco firme pero desmenuzable que es popular en esta región del Perú.

La salsa se espesa tradicionalmente con galletas saladas, que añaden el sabor y la textura distintivos de esta salsa única. Los ingredientes se procesan en una licuadora hasta que la salsa esté muy suave y espesa.

La salsa en Perú es bastante picante, pero puedes ajustar el picante a tu gusto usando menos o más ají amarillo.

Ingredientes para 4-6 personas

  • 8 papas
  • 225 gr de queso fresco
  • 240 ml de leche evaporada
  • 2 cucharadas de pasta de ají amarillo
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma
  • 4 a 8 galletas de soda (galletas Saltinas), desmenuzadas
  • 3 a 4 cucharadas soperas de aceite vegetal
  • Sal y pimienta negra, al gusto
  • Hojas de lechuga, aproximadamente 12
  • 4 huevos hervidos y cortados en cuartos
  • 2 tomates, cortados en rodajas finas
  • 8-10 aceitunas negras deshuesadas y cortadas a la mitad

Instrucciones

Ponemos las papas enteras en una olla, cubiertas con agua y sal, y las dejamos hervir hasta que estén bien cocidas. Esto lo podemos comprobar pinchándolas con un tenedor.

Las escurrimos y dejamos que enfríen antes de pelarlas. Una vez peladas, las cortamos por la mitad a lo largo o en rodajas.

Colocamos el queso, la leche evaporada, la pasta de ají amarillo y la cúrcuma en el recipiente de un procesador de alimentos o picadora, y lo trituramos finamente hasta que quede una salsa suave.

Con las cuchillas en marcha, agregamos las galletas de una en una para espesar la salsa. Y sin dejar de triturar, rociamos el aceite. Podemos añadir más galletas si la salsa es demasiado fina, o un poco de leche o agua si está demasiado espesa. Sazonamos la salsa con sal y pimienta negra, al gusto.

Forramos una fuente de servir con las hojas de lechuga limpias, y colocamos las papas encima de las hojas de lechuga.

Vertemos la salsa sobre las papas y adornamos el plato con los cuartos de huevo y las rodajas de tomate. Espolvoreamos las aceitunas sobre las papas, y lo servimos frío o a temperatura ambiente.

VARIACIONES DE LAS PAPAS A LA HUANCAINA

Las papas a la huancaina también es un plato popular en Bolivia. Sin embargo, a veces el queso se sustituye por 1 taza de mantequilla de maní natural.

El ají amarillo es un pimiento picante amarillo muy utilizado en la cocina peruana. Estos pimientos se pueden encontrar enlatados o en frascos en muchos mercados latinos. Si no puedes encontrarlo, puedes sustituirlo por chile o guindilla.

Utiliza una variedad de papas para un efecto colorido: azul, Yukon gold, russets, etc.

La leche evaporada puede sustituirse por nata, leche entera o leche semidesnatada.

Se puede añadir un poco de ajo a la salsa. Un poco de jugo de limón o lima exprimido en la salsa puede redondear su sabor también.

Una especia local, el palillo, se agrega a menudo a la salsa, impartiendo un color amarillo más brillante. A veces se puede encontrar en forma de polvo en los mercados latinos. La cúrcuma es un buen sustituto.