aygmadrid.com

Recetas paso a paso

Sudado de pescado

El sudado de pescado es una deliciosa receta marinera que cautivará a tus invitados. Originaria de la costa española, esta receta tradicional combina pescado fresco con una salsa sabrosa y suave hecha de tomates, cebollas, ajo y vino blanco. Perfecto para una cena familiar o una reunión con amigos, el sudado de pescado es una opción saludable y deliciosa.

Los imprescindibles para tu sudado

Para que tu sudado sea un éxito, es fundamental contar con ingredientes frescos y de calidad. A continuación, te detallo lo que necesitarás para esta receta que, sin duda, dejará a todos pidiendo más.

  • Pescado - Lo ideal es utilizar pescado blanco, como la merluza o el bacalao, que deberá estar fresco y limpio. La cantidad dependerá del número de comensales, pero calcula unos 200 gramos por persona. Yo suelo visitar la pescadería de confianza para asegurarme de que el pescado es del día, ¡la diferencia se nota!
  • Tomates maduros - Unos buenos tomates son la base para un sofrito perfecto. Escoge tomates jugosos y maduros para que la salsa tenga ese punto dulce y concentrado. Si tienes la suerte de tener un huerto o conoces a alguien que lo tenga, no hay nada como un tomate recién cogido.
  • Cebolla - Una cebolla grande y dulce aportará profundidad de sabor al sofrito. Pícala finamente para que se funda con los demás ingredientes. Personalmente, prefiero la cebolla morada por su sabor más intenso.
  • Ajo - No escatimes en ajo. Unos dientes bien picados serán el alma de tu pescado. A mí me encanta el ajo, así que suelo añadir un par de dientes extra, pero tú ajusta la cantidad a tu paladar.
  • Vino blanco - Un chorrito de vino blanco de buena calidad no solo deglaza la sartén, sino que aporta una acidez equilibrada a la salsa. ¿Un consejo? Usa uno que te gustaría beber, eso siempre marca la diferencia.
  • Aceite de oliva - Utiliza un aceite de oliva virgen extra para que el sabor de tu sudado sea inigualable. Es el toque mágico que une todos los sabores.
  • Sal y pimienta - Imprescindibles para sazonar. Ajusta las cantidades al gusto. Y si te atreves, ¿por qué no probar con unas escamas de sal ahumada o pimienta recién molida? Experimentar es la clave de la cocina.

Preparación del pescado

1. Elección y limpieza del pescado

Para conseguir un pescado perfecto, es fundamental elegir el adecuado y limpiarlo correctamente. Se recomienda emplear pescado blanco fresco, como la merluza o el bacalao. Asegúrate de que esté bien limpio, eliminando las escamas y las vísceras. Si tienes dudas, no dudes en preguntar a tu pescadero de confianza. Un truco útil es fijarse en los ojos: deben estar bien abiertos y brillantes.

2. Corte y presentación del pescado

Una vez limpio, el pescado debe cortarse y presentarse de forma adecuada para que se cocine uniformemente y luzca atractivo en el plato. Lo más recomendable es cortarlo en rodajas gruesas y presentarlo en una fuente o cazuela amplia. Para evitar que se deshaga durante la cocción, es importante no cortarlo en trozos demasiado pequeños. Además, puedes espolvorear un poco de sal y pimienta antes de cocinarlo para realzar su sabor.

Preparación del sofrito

Prepararemos juntos el sofrito perfecto para nuestro sudado. Recuerdo cuando mi madre me enseñó esta receta, fue un momento inolvidable. Desde entonces, he experimentado con diferentes ingredientes y técnicas, y para mí, es la fórmula ideal.

El sofrito es una parte esencial del sudado. A continuación, te explico cómo prepararlo paso a paso.

  1. Comenzamos picando las verduras y las hierbas aromáticas. Si tienes una procesadora de alimentos, ¡perfecto! Pero si no, no te preocupes, puedes hacerlo a mano. Lo importante es que queden bien picadas para que se integren perfectamente en el sofrito.
  2. A continuación, elaboramos el sofrito. Mi truco es añadir un poco de aceite de oliva y cocinar las verduras a fuego lento. De esta manera, se caramelizan y sueltan todos sus sabores. Si te atreves, ¡no dudes en experimentar con diferentes hierbas y especias para darle tu toque personal!

Cocción del sudado

¡Ahora llega el momento de unir todos los ingredientes y cocinar nuestro delicioso sudado de pescado! Sigue estos pasos:

  1. Calienta el sofrito a fuego medio en una cazuela amplia o sartén. Esto le dará un sabor más intenso y ayudará a sellarlo. Por cierto, si tienes una cazuela de barro, ¡úsala! Le dará un toque auténtico a tu sudado.
  2. Añade el pescado y cocínalo durante unos minutos, hasta que esté ligeramente dorado por ambos lados. No lo cocines demasiado, ya que se terminará de hacer en la siguiente etapa. Recuerda que se cocina rápido, así que no te preocupes si aún está un poco crudo por dentro.
  3. Vierte el caldo en la cazuela y sube el fuego a medio-alto. Esto hará que el caldo hierva y se reduzca, concentrando los sabores. Si prefieres un caldo más espeso, no dudes en agregar un poco de maicena disuelta en agua fría.
  4. Deja que el sudado hierva durante unos minutos, hasta que el caldo se reduzca un poco. Esto ayudará a que la salsa espese y tenga más cuerpo. Si ves que la salsa se reduce demasiado, ¡puedes añadir un poco más de caldo!
  5. Baja el fuego a medio-bajo y deja que el sudado se cocine a fuego lento durante unos 10-15 minutos, hasta que el pescado esté tierno y bien cocido. ¡No te olvides de probar la salsa y ajustar el sabor si es necesario! Mi truco personal es añadir un chorrito de limón justo antes de servir.

Receta

Sudado de pescado

Tiempo de preparación: 30 minutos

Un delicioso sudado de pescado que te transportará a la costa española en cada bocado.

Ingredientes

  • 800 g de pescado blanco (merluza o bacalao)
  • 2 tomates maduros
  • 1 cebolla grande
  • 3 dientes de ajo
  • 100 ml de vino blanco
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 litro de caldo de pescado
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de pimienta negra
  • 1 rama de perejil

Instrucciones paso a paso

  • Limpia el pescado, retira las espinas y córtalo en trozos de tamaño regular.
  • Pica finamente la cebolla, los ajos y los tomates.
  • Calienta el aceite de oliva en una cazuela y sofríe la cebolla y los ajos hasta que estén transparentes.
  • Agrega los tomates picados y cocina durante 5 minutos más, hasta que se deshagan.
  • Añade el vino blanco y deja que se evapore el alcohol durante 2 minutos.
  • Incorpora a la cazuela y cocina durante 2 minutos, sin dejar de remover.
  • Vierte el caldo, sazona con especias, y agrega una rama de hierbas.
  • Cocina a fuego lento durante 10 minutos, hasta que esté tierno y la salsa se haya espesado ligeramente.
  • Retira del fuego y sirve caliente, espolvoreando con perejil picado si lo deseas.