aygmadrid.com

Recetas paso a paso

Saltado de vainita

El saltado de vainita es una delicia culinaria que combina sabores exóticos y texturas crujientes. Con su salsa de soja, jengibre y ajo, esta receta te transportará directamente a Asia. Además, el toque de cilantro fresco y cacahuetes le dan un toque único e irresistible. ¡Perfecto para una cena especial o una comida con amigos!

Los ingredientes clave

Para que tu saltado de vainita quede de rechupete, vas a necesitar ingredientes frescos y de la mejor calidad. ¿Has seleccionado ya tu carne? Puede ser res, pollo o cerdo, pero asegúrate de que sea tierna y jugosa, cortada en tiras finas para que se cocine en un abrir y cerrar de ojos. Las vainitas tienen que estar crujientes, de un verde vibrante, y cortadas en trozos que se lleven fácilmente a la boca. Y no te olvides de la cebolla roja y el tomate, que cortados en juliana, añaden una dulzura y un colorido que enamoran. Si te atreves con el picante, el ají es tu aliado; aunque si prefieres algo más suave, modera su cantidad. Las especias como el comino, la pimienta y la sal son el alma del plato, así que úsalas con cariño. Y la salsa de soja, ese toque umami que nos transporta a otros mundos, no puede faltar. ¿Listo para empezar?

  • Carne – Entre res, pollo o cerdo, ¿cuál es tu favorita? Corta la elegida en tiras finas y verás cómo se cocina en un santiamén.
  • Vainitas – Busca las más frescas y crujientes, córtalas en trozos pequeños y disfruta de su textura en cada bocado.
  • Cebolla roja y tomate – Aportan ese toque dulce y una explosión de color. Corta la cebolla y el tomate en juliana y observa cómo se transforma tu plato.
  • Ají – Ajusta el picante a tu gusto. Un poco puede darle mucha vida, pero si te pasas, ¡prepárate para el fuego!
  • Comino, pimienta y sal – Estos tres amigos son los que van a hacer que tu saltado hable por sí solo. Úsalos con sabiduría.
  • Salsa de soja – Marinar con ella es un acierto seguro, y un chorrito extra mientras salteas nunca está de más.

Aventúrate en la preparación de los ingredientes

¡Venga, que empezamos! Selecciona la carne que más te guste, ya sea res, pollo o cerdo, y córtala en tiras finas y jugosas. Personalmente, me decanto por el pollo por su suavidad y rapidez al cocinar. Busca las vainitas más vibrantes y crujientes, y córtalas en trocitos que casi podrás escuchar crujir. La cebolla roja y el tomate, esos artistas del sabor, deben estar cortados en juliana para que se fundan en el plato con gracia y estilo. Si te atreves con el ají, añade chispa a tu gusto, pero si prefieres un sabor más suave, ajusta la cantidad a tu paladar. Y ahora, el toque maestro: marina con una mezcla de salsa de soja, vinagre y ajo picado. Deja que los sabores se abracen y se intensifiquen; cuanto más tiempo, más profundo será el sabor que conseguirás.

  • Carne en tiras, fina, tierna y lista para absorber todos los sabores.
  • Vainitas seleccionadas – pequeñas joyas verdes que aportarán frescura y crujido a tu plato.
  • Cebolla y tomate en juliana – un corte que realza su dulzura natural y su vibrante color.
  • Ají personalizado – dosifica el picante según tu valentía y gusto.
  • Marinado sublime – con salsa de soja, vinagre y ajo, donde cada minuto cuenta para un sabor espectacular.

Elaboración del saltado

1. Saltear cebolla y ajo

Comenzamos calentando un poco de aceite en una sartén o wok y salteando la cebolla y el ajo picados hasta que estén dorados y fragantes. ¡Este paso es clave para darle sabor a todo el plato!

2. Cocinar la carne marinada

A continuación, agrega la carne marinada a la sartén o wok y cocínala a fuego alto hasta que esté bien dorada y crujiente por fuera. Recuerda que la carne debe estar bien marinada para que quede jugosa y llena de sabor.

3. Incorporar las verduras y la salsa de soja

Por último, añade las verduras a la sartén o wok y saltea todo junto durante unos minutos más. Agrega la salsa de soja al gusto y mezcla bien para que todos los ingredientes queden bien impregnados. ¡Este es mi paso favorito porque puedes ajustar el sabor a tu gusto!

Acompañamiento y presentación

¡Vamos a darle a tu saltado de vainita el acompañamiento perfecto para una experiencia culinaria inolvidable! Recuerdo cuando mi madre me enseñó a preparar el arroz blanco para acompañar nuestros platos favoritos. Sigue estos pasos y conseguirás un arroz blanco esponjoso y delicioso que hará que tu saltado de vainita brille:

  • Lava el arroz hasta que el agua salga clara. Esto es importante para quitar el almidón extra y evitar que el arroz se pegue. ¡Pon un poco de música y disfruta de este momento!
  • En una olla, agrega el arroz y dos veces su volumen en agua. ¡No te olvides de añadir un poco de sal para darle sabor!
  • Lleva a ebullición y tapa la olla. Cocina a fuego lento durante 18-20 minutos, o hasta que el arroz esté tierno y haya absorbido todo el agua.

Para presentar el plato, sirve el saltado de vainita en un plato hondo y acompáñalo con una generosa porción de arroz blanco esponjoso. Decora con unas papas fritas crujientes y unas rodajas de cebolla roja para darle un toque de color. ¡Añade un poco de cilantro fresco para un aroma irresistible! ¡Buen provecho y disfruta de este delicioso plato que has creado con tanto cariño!

Receta

Saltado de vainita

Tiempo de preparación: 30 minutos

Un plato típico de la cocina peruana, lleno de sabor y texturas. ¡Atrévete a preparar este delicioso saltado de vainita!

Ingredientes

  • 400 g de carne de pollo en tiras
  • 200 g de vainitas
  • 1 cebolla roja en juliana
  • 2 tomates en juliana
  • 1 ají amarillo (opcional) en tiras finas
  • 2 dientes de ajo picados
  • 3 cucharadas de salsa de soja
  • 1 cucharada de vinagre de vino
  • 1 cucharada de aceite vegetal
  • Sal y pimienta al gusto

Instrucciones paso a paso

  • Marina la carne de pollo en un bol con salsa de soja, vinagre, ajo picado, sal y pimienta durante al menos 15 minutos para que se impregne de los sabores.
  • Calienta el aceite en una sartén o wok a fuego medio-alto y saltea la cebolla y el ajo hasta que estén transparentes.
  • Agrega la carne marinada a la sartén y cocina hasta que esté dorada y casi completamente cocida.
  • Incorpora las vainitas, el tomate, el ají amarillo (si lo utilizas) y una cucharada adicional de salsa de soja. Saltea todo junto durante unos minutos más, hasta que las verduras estén tiernas pero aún crujientes.
  • Prueba y ajusta la sazón con más sal o salsa de soja si es necesario. Sirve inmediatamente con arroz blanco y papas fritas.